lunes, junio 13, 2005

Psicosis 1

Me levanto. Estoy aburrido.Son las 1 de la mañana. No tengo que hacer y mi mente estaba con deseos de venganza. Me acerco a la cocina con la intencion de prepararme un te de manzanilla.Enciendo la luz.En ese momento noto la presencia de cucarachas.Son muchas. Estas al percibir, la luz, corren despavoridas a esconderse por los rincones. Tan solomerodeaban el lugar en busca de restos de comida.Entonces no espere mas. A mi ladotengo el insectisida y voy a buscarlo.No espero mas. Empiezo a vertirlo sin piedadcontra las desesperadas cucarachas. Pero no me limito solo a rocearlas ligeramente.En realidad las empapo. No quedo una que escapase de mi cruel arma. En ese momentoempezaban a caer a mis pies, retorciendose..agonizando lentamente... completamentedesubicadas, dando vueltas en circulos sin saber cual es el camino para escapar deaquel cruel veneno que estaba conduciendolas a una muerte segura.Puedo terminar suagonia, aplastandolas con mis pies. Pero me detengo. Me di cuenta que disfruto su tortura. La expresion de sus diminutos ojos. Su caminar entrecortado y desesperado.Su pataleo incesante que las separa de la muerte.No quiero exterminarlas, quiero que saboreen su muerte. Que sientan esos minutos de tension,y de horror de saber queestan muriendo. O quien sabe, son solo cucarachas. Quizas solo es esa pulsion de vidaque tiene todo ser vivo.Pero sienten que estan muriendo.Veo a las ultimas morir.No queda mas que exterminar.Pero me quede con ganas.Fui a buscar mas.No las encontre.En eso, noto que el agua que puse a hervir esta lista. Me acerque, me lave las manos con tranquilidad. Prepare mi te. Me lo servi. Me lo puse a beber mientras observaba tranquilamente sentado como Alejandro estaba en la computadora. Me termine el te y me dirigi a la cocina a dejar el jarro. Encendi la luz. Contemplaba los cadaveres delas cucarachas muertas tal y como un artista admira su obra conclusa. En el acto,observe que habian algunas moviendose, que quizas salieron luego que apague la luzo que no les habia llegado el liquido fatal.No podia dejar testigos de mi masacre.Tome el arma que habia dejado sobre un costado de la cocina.Empece a rociarlas, conel mismo gusto que lo habia hecho antes.Ahora si no habia quedado ninguna viva.Su sufrimiento y agonia habian alimentado mis deseos de tortura. Pero eran solo cucarachas. Nadie me iba a juzgar por ello. Mi hazaña, de la que me encontraba orgulloso,solo era algo rutinario para un fumigador. Pero no crei que el fumigador goce por verla agonia de los insectos. Ese es su trabajo y asumo que si pudiese, se buscaria uno mejor.Alejandro se levanto de la computadora y se dirigio a la cocina. Me observo con seriedad.Yo solo atine a verlo de reojo, y con mi mirada le insinue que no me molestase.Se que mañana me despertare con mejores animos. Me dirigi a acostarme. Alejandro me siguio. Le increpe que no me molestase. No puedo ver peliculas con el. Me molesta.Me hace comentarios y sabe que no puedo responderle. Alejandro es mi hermano gemelo.Pero el murio a los pocos dias de nacido.Lo que nadie mas sabe es que el vive en mi mente. Me sigue a todos lados y me aconseja.Pero nadie mas puede verlo. Alejandro sabe que mi regocijo por la tortura no es bueno. Ya vio lo que hice en la cocina. Va a sermonearmecomo siempre lo ha hecho. Nadie puede verme conversando con el. Para poder salir demi internamiento tuve que fingir que ya no lo veia y que habia desaparecido. Si me escuchanhablando con el me van a regresar a ese lugar. El Dr Orellana no entiende que lo queme sucede no puede diagnosticarse con el DSM IV. Paradojicamente, tengo que asistir a clases en el Hospital Psiquiatrico.Alejandro a veces me acompaña. Aprovechamos que nadie lo puede ver. El a veces me ayuda con las pruebas, cuando se tornan muy complicadas.Se sienta a mi lado, y empieza a decirmelo. Por eso siempre mi nota es de 10. Aunque aveces no esta.. hay momentos en los que el desaparece por un tiempo sin decirme donde se dirige.Cuando el no esta, suele hablar dentro de mi cabeza. A veces no me agrada. Me ayuda aser fuerte cuando estoy melancolico. Siento que me manipula. Estoy escribiendo por que elesta en la sala leyendo el periodico. Alejandro no disfruta matando cucarachas, ni siquierahormigas. He disminuido la dosis de mi medicamento a la mitad.Eso siempre hace que Alejandro permanezcasiempre a mi lado y eso a veces no me gusta. El miercoles trate de suicidarme por un problema con mi novia pero Alejandro me detuvo.Me golpeo incesantemente en mi pierna izquierda hasta que deje de ingerir mi medicamento. Por ello ahora me faltan pastillas ydebo tapar su ausencia partiendolas hasta la mitad. Si se enterase mi familia que tratede suicidarme, me van a llevar a internar otra vez. Orellana sabe que puedo engañarlofacilmente con los test de personalidad. Pero la ultima vez, me tendio una trampa.Me tomo un test proyectivo. Esta fuera de mis manos. Nadie puede mentir en un test proyectivo.Yo como practicante ahora lo se. Y trabajo en ello. Pero no me aplicaran test la siguiente vez.Estoy empezando a sentir panico. Mañana llamare a mi novia. Ella me tranquiliza.Pero cuandodejo de hablar con ella me molesto. No me siento bien hasta que vuelvo a hablar con ella. Ella es la mejor pastilla que me han recetado. Pero no puedo meterla en mi bolsillo y llevarla donde voy. Al menos no entera. Siento un hormigueo en el cuerpo. Alejandro desaparece.Ahora debo dejar de escribir por que miturno en este cuerpo ha terminado.

No hay comentarios.: