jueves, enero 12, 2006

Diario de una pasion ultima parte

Estoy haciendo daño. Y ese no es mi objetivo a largo plazo, el problema no es que este haciendo daño, sino que se que lo estoy haciendo y disfruto en hacerlo. Es justamente lo contrario a lo debería hacer con mis acciones en este punto de mi vida y de mi carrera. Pero lo hago, y disfruto hacerlo. ¿Por que?

Por que soy una persona demasiado compleja. Hay múltiples facetas de mi personalidad que me cada día se están volviendo mas autónomas. No quiero caer en una patología como múltiples personalidades psicopáticas, pero es allí donde me dirijo.

Es entonces donde pienso “la pregunta clave seria ¿Quien soy yo?

¿Soy el mismo con mi familia? Con mis amigos? Con cuales amigos actuó de una manera y con cuales de otra? ¿Soy el mismo en la universidad? ¿Soy, realmente yo frente a mi computadora, mas bien cuando entro en el Internet?

¿Cual es la verdadera razón para que mis roles tengan diferentes ángulos y se expandan de una manera malformada hacia otros mares, los cuales no debería cruzar? Soy heterosexual, sin duda, pero .. ¿hay acaso algo de bisexualismo dual en mi? Segun Freud el ser humano es bisexual por naturaleza. Si hay algo que me parece intolerable, es la homosexualidad. Nunca. Por nada del mundo dejaria de amar a las mujeres. ¿Hay acaso un demonio dentro de mi que solo sale cuando tengo definidas personas a las que quiero canalizar toda esa energía negativa?

Hay demasiadas preguntas que no puedo responder justo ahora. Quizás vaya vislumbrándose un mejor entendimiento de esta locura normal en el futuro.

Por lo general, una historia tiende a repetirse. El día a día para mi cada vez son mas análogos. El mismo patrón una y otra vez, y la filosofía que leo no me autoayuda como hacen con otros. Quizás mi patología sea única, y aun no exista el código que pueda diagnosticarla como lo hace con las demás. Cada segundo solamente es una lucha incesante por adquirir , por sobrevivir manteniendo los niveles que quiero. Se ha convertido todo esto en un reto. Muy cruel por cierto. A diferencia de los sonetos, hay demasiado por perder y muy poco por ganar. Y es que solo es un soplo, apenas un pestañeo que me puede quitar lo que la vida me ha hecho creer que he conseguido. Se que no hay mente en el mundo que pueda interpretar mis palabras, y eso me pone muy triste. Pensé que me guiaban a sobrevivir, pero estoy solo y me aterra haberlo descubierto. Mis fortalezas son solo de papel, y estaban alojadas en el imaginario que jamás vislumbro realidad. Si he llegado hasta este nivel de complejidad en mis netas expresiones del yo mismo que impera en mi psiquis, he alcanzado un nivel que cada vez mas se sale de lo psicologico y empieza a tomar tintes psiquiatricos. ¿O sera al revés?

No tiene caso debatir todo esto aqui. Si has visto la evolucion desde mi primer escrito hasta este, facilmente sabras como me encuentro. Pero estoy divagando. No importa, no lo entenderas nunca.

No hay comentarios.: