viernes, marzo 30, 2007

EL SEGUNDO FRENTE DE LA PSICOLOGIA CIENTIFICA VI

Lo que es esencial para el funcionamiento de la mente humana es la existencia de un sistema de símbolos manifiestos de cualquier tipo, pero preferiblemente de naturaleza lingüística. Pero este sistema símbolos está fuera del alcance de la causalidad y la observación, contrario a lo que la mayoría de los participantes del Simposio todavía parecían creer.


La mayoría, pero no todos. Si aceptamos que el objeto de la psicología es descubrir las formas en que los organismos existen en sus entornos respectivos, tiene que reconocerse también que las diferencias entre animales y hombres en este punto son suficientes como para requerir ciertos ajustes en el método en el momento de la investigación. los animales tienen "medios", son seres naturales que reaccionan a estímulos que provienen del entorno. los hombres tienen "mundos", son seres de la cultura que operan en base a objetos significativos. los hombres viven en un tiempo histórico, los animales no. los animales se comunican, los hombres hablan lenguas. La vida de un animal es puramente biológica. la vida de un ser humano es biográfica. En el tiempo pasado, todas estas diferencias tuvieron que ser ignoradas por la psicología científica. Sin embargo, de ahora en adelante, el método científico ha dejado de ser un "lecho de Procusto", donde la mente humana está distorsionada, cuando no mutilado o suprimida.


Los animales viven en 'medios' muy restringidos, y su comportamiento está regulado básicamente por los instintos. los hombres son seres 'ecuménicos", capaces de adaptarse a cualquier lugar en el mundo; es más sus acciones están reguladas en cierta medida por proyectos, no por instintos. los animales son seres naturales que reaccionan específicamente de manera similar a tipos de estímulos similares; por ejemplo, el entorno y el comportamiento de las hormigas no ha cambiado desde hace casi cuatrocientos millones de años. Sin embargo, los hombres son seres históricos en un estado de cambio continuo: crean continuamente nuevos "mundos" de cultura que, a su vez, modifican su propia condición psicológica. Los seres humanos viven un tiempo histórico; los animales no. los animales se comunican; los hombres escriben libros de psicología. resumiendo, parece que Dilthey y sus seguidores tenían algunas razones para sospechar que la psicología experimental que conocieron no era acorde con su tiempo.


Todo esto supone diferencia real para la psicología. Al contrario que los animales, el hombre vive en un mundo histórico de cultura. Un mundo donde el significado, la consciencia, la finalidad, los juicios globales y de valor tienen un lugar que no es posible tener en una psicología considerada como una ciencia natural. Supongo que todos recuerdan que, además de su famosa Psicología experimental fisiológica, donde la psicología se consideraba como un Naturwissenschaft, Wilhelm Wundt siempre intentó promocionar un tipo de psicología muy distinto, es decir, una Välkerpsychiologie, que era un tipo de psicología cultural, una psicología considerada como una Geistwissenschoft.


Alrededor de 1900, la nueva psicología miraba hacia una ciencia natural que en muchos aspectos había sido sustituida por nuevas alternativas. Incluso entonces la consciencia continuaba siendo considerada como un epifenómeno inútil. Ahora, esta condición epifenoménica de la consciencia puede considerarse como una gran facilidad adaptativa, es decir, como una incremento de los niveles de libertad que el hombre tiene a su disposición para poder enfrentarse a su entorno. la consciencia es el nivel más alto -aunque no el más profundo- de integración de los recursos psicológicos humanos. Pero este enfrentamiento no puede ser interpretado en términos causales. En la consciencia no existen relaciones causales, existen relaciones significativas y simbólicas y reversible entre las representaciones. Debido precisamente a la condición epifenoménica de esta relación, el hombre tiene la capacidad de anticipar y evaluar cursos de acción virtuales, sin tener que experimentarlos. Por supuesto, un positivista diría que la causalidad recíproca no existe. Es decir, para ellos el cerebro físico no puede producir epifenómenos físicos (un milagro, podemos llamarlo) pero estos epifenómenos nunca pueden hacer el milagro de actuar sobre el cerebro. El caso es no obstante que los hombres reaccionan no sólo a cosas reales, sino también a su representación, a las ideas. Más que a la forma como son las cosas, reaccionamos a El Mundo como Deseo e Idea, es decir, a cómo creemos que son las cosas o como creemos que deberían ser. Este último enfoque es otro ejemplo de las posibilidades que podrían abrirse con un segundo frente de la psicología.


En este nuevo frente de la psicología, el idealismo debería tener el estatus que fue ignorado por el clásico Boring Historia de la psicología experimental. De hecho, en el idealismo alemán no todo era tan negativo para la ciencia como se ha sugerido. Kant, Herder, Hegel y Schopenhauer tenían muchas buenas ideas sobre la mente humano que han sido ignoradas por el empirismo. Estoy pensando, por ejemplo, en la idea de Herder de que la mente funcionaba "von innen heraus", de dentro hacia afuera, es decir, de forma espontánea, no reactiva, no sujeta a causalidad. lo más probable es que esta idea sea parcial, pero hay algo de verdad en ella. Este concepto es similar a la teoría de Hegel de que Geist no puede ser el efecto de ninguna causa. Ambos puntos de vista deberían tenerse en cuenta cuando tenemos que explicar el carácter epifenoménico de nuestra consciencia. Si no fuera por este carácter, no podríamos escapar de la cadena estímulo-respuesta.


Podrían considerase muchos otros aspectos del problema. Por ejemplo, el principio cuántico de discontinuidad puede ayudar a arrojar una nueva luz sobre la teoría corriente del pensamiento. Interpretar las globalidades como totalidades de campo y no como agregados de elementos podría ayudar en el análisis cualitativo de la consciencia, es decir, en la búsqueda de relaciones significativos entre medios y fines, etcétera, etcétera. También podría hacerse la reinterpretación del análisis factorial. Pero esta conferencia debe finalizar. Para concluir permítanme añadir que los teóricos posmodernos -y les aseguro que existen muchos- intentan deconstruir conceptos como representación, sujeto, totalidad, causalidad.

No hay comentarios.: