viernes, octubre 26, 2007

Soda Stereo volvió : El silencio no es tiempo perdido

A las 21:03 comenzó a sonar el estadio nacional, después de 10 años de silencio el grupo Soda Stereo liderado por Gustavo Cerati volvía a escena a hacer noticia.

Un escenario que pocas veces se puede ver por estos lados latinoamericanos, 6 pantallas que en el mismo escenario apoyaban al grupo en cada uno de sus temas, además de las 67 mil gargantas que coreaban cada uno de los singles. Sobre Gustavo, Zeta y Charly 3 aros que “llevaban a la abducción” a cada uno de los integrantes.


Fuera del escenario, a cada lado, dos pantallas gigantes para seguir de cerca cada uno de los movimientos de Cerati y sus nunca despreciados dedos, y al centro de la cancha, otra pantalla que dejaba entrever aún más el potencial de este grupo argentino.


Se podía llegar a pensar que después de 10 años de silencio se dejaría ver la falta de sonido y calidad del grupo, pero un sonido casi perfecto acompaño las 2 horas y 40 minutos que estuvieron en el nacional; dos hileras de 13 cajas apostadas a cada lado del escenario reventaban las butacas del estadio, más una tercera hilera que se descubría en el centro de la cancha.


El concierto fue simplemente redondo, desde juegos de seducción hasta temas poco tocados por la radio se dejaron escuchar esa noche, la esencia del grupo se veía a cada momento que tocaban uno a uno los clásicos y sin quedarse fuera de los tiempos se dieron el tiempo para emular un reggaeton y tirar sin asco una guitarra tras bambalinas a lo mas estilo Charly García porque simplemente “ se había cortado una cuerda”,...,” regalásela a tu hijo, que se lo merece”, le decía Cerati a uno de los muchachos que corría presto a recogerla.


Pese al incidente de la guitarra podrían pensar que se les fue el concierto de las manos, sin embargo, este echo demostró todo lo contrario, los 3 muchachos acompañados de 3 músicos más, tenían a Chile en las manos.


Darse el tiempo para disfrutar y reirse fue la tónica de la noche, con un Cerati que cantando “Agua” confesó no estar tomando agua en aquel vaso que a cada momento tomaba sorbos y a ratos riendo con los 3 muchachos que acompañaban al grupo se mofaba diciendo..” y estos 3 chicos todavía se pelean por ser el cuarto Soda”.


El concierto durante las casi 3 horas sólo se detuvo en un intermedio de 8 minutos donde cada integrante cambio de atuendo y volvieron a la batalla para tocar los últimos 32 minutos.


Lo esencial de esa noche estuvo presente, aquel grupo de los 90 que cantaba a las vitaminas en una ciudad de la furia con un zoom de muchos signos en los corazones de ese publico que cruzaba desde los 20 hasta los 50 años.


En 3 horas de concierto se repasaron muchos de los grandes temas y se recordaron los no tan aplaudidos, sin embargo muchos de los presentes extrañaron el sonido de temas como Canción animal, Vitaminas o Cuando pase el temblor, no obstante aquello...fue una noche para recordar, una noche en la que aquellos jóvenes, hoy adultos, revivieron su juventud.


Fuente: Pablo Herrera

No hay comentarios.: