sábado, mayo 06, 2006

"LOS ENTERRADOS VIVOS"

¿Se podría usted imaginar el encontrarse solo, en la oscuridad, casi sin oxígeno, sin poderse mover y encerrado en una caja? Esto le ha ocurrido a muchas personas. ¡Lo cree usted! Este es el tema de la siguiente nota.

Por un suplantado y el Psiquiatra Hannibal Lecter, Dr. en medicina.

“Lo único que deseo para mi entierro es no ser enterrado vivo”. (Lord Chesterfield).

Esta angustiosa solicitud refleja la preocupación que casi nadie reflexiona al momento de morir. Todo tememos a la muerte, pero nadie piensa que un mal día nos encontremos dentro de un ataúd, solos, casi sin podernos mover, en una oscuridad completa, casi sin oxigeno y conociendo plenamente que hemos sido ¡enterrados vivos!

Este hecho horroroso y casi de un guión fílmico sin final, le ha ocurrido a un buen porcentaje de seres humanos.

No es que exista ineficiencia por parte de los profesionales de la medicina, sino por que el fenómeno paranormal existe. Por alguna razón la muerte clínica es certificada, aun con el uso de un osciloscopio y su marca horizontal y el trazo plano.

El suceso se verifica generalmente cuando se realizan exhumaciones en distintos cementerios, particularmente de pueblos donde no existe tecnología para poder verificar la muerte somática.
Este sábado 16 de febrero dentro de la emisión en directo del programa radiofónico “Siglo XXX”, la hora del programa fue prácticamente llena de testimonios sobre este terrible hecho.
Vale la pena explicar lo que la muerte puede significar en sus tres etapas. Estas: la clínica, la somática y la molecular.

La clínica como todo el mundo sabe es la que dictamina un galeno a través de cierto protocolo que puede incluir el uso de un estetoscopio, la reacción de pupila de ojo, la punción de encías, el vaho en fosas nasales, hasta el uso de cardioscopios para detectar la frecuencia vital.

La muerte somática se puede definir cuando el sujeto efectivamente esta muerto, pero sus órganos siguen vivos. Es el caso de los implantes de riñón o incluso de corazón. Los tejidos son conservados una vez extraídos del muerto e injertados en otro organismo. Teóricamente el órgano es de otra persona, pero vive en un organismo con otro nombre.

La muerte molecular en cuando la cadena de descomposición arrastra prácticamente a todo el cuerpo y de donde es imposible revertir el proceso.
La pregunta es entonces: ¿Muerte, where the fuck are you? Con cierta propiedad podría decirse que únicamente en la molecular.

Pero volviendo al tema, se conocen casos donde aun dentro de la caja mortuoria e incluso en el mismo instante del velatorio, los individuos se levantan y ante el susto de todos los presentes tornan aparentemente a vivir.

El bombero Francisco Olmedo , narró durante la emisión de Siglo XXX un caso sucedido en el departamento de Santa Rosa.

La señorita Princess (nombre protegido) murió el 17 de abril de 1986 y en el hospital de la localidad se le certifico la muerte por paro cardíaco. Como es normal la familia cumplió con el ritual de la velación y posterior inhumación. Quizá por un milagro antes que las personas se retiraran del entierro se escucharon gritos dentro del nicho donde había sido enterrada la mujer. Con autorización de la administración fue exhumado el supuesto cadáver. La dama vivió muchos años más, hasta que finalmente falleció por un accidente automovilístico.

El hecho es de reflexionar pues imagina encontrarte un buen día dentro de una caja, en total oscuridad, casi sin oxigeno y sin posibilidad de moverse. Usted sabe que fue enterrado y no hay escapatoria. El suceso debe convertirse en horrendo, pero ha ocurrido en cientos de países y en multitud de ocasiones.

Durante el conflicto de Vietnam se conoció que muchos de los cadáveres de soldados que retornaban para ser inhumados presentaban signos de que habían vuelto a la vida dentro del féretro
“Habiendo escuchado todo lo que se ha dicho, yo les recomiendo ser enterrados con un celular al lado!!! (El suplantado)

¿Tiene usted alguna experiencia personal sobre este fenómeno?

Este es uno de la serie de artículos sobre parapsicología que estamos preparando en colaboración con el Dr. Lecter

No hay comentarios.: