viernes, noviembre 23, 2007

Libertad de expresión y baja tolerancia

Haciendo un puente con mi post anterior, quiero estar seguro de qué significa la libertad de expresión para mí.

Según entiendo, la libertad de expresión es la capacidad que el ser humano tiene para decir lo que desee, siempre y cuando no atente contra la integridad de otra persona.

Siempre me he caracterizado por decir lo que pienso, sea esto bueno o malo. Obviamente, guardando cierta diplomacia y tacto en saber decir las cosas. Es parte de una buena comunicación poder filtrar el mensaje sin alterar su esencia.

Yo he dado mis punto de vista en la campaña politica. He contestado ataques de la misma manera, cuidando siempre no hacer alusión a una persona en particular. La única vez que lo hice, fue una contestación personal que únicamente hice en Internet, sin imprimir páginas, sin volantear, fui abordado por un montón de personas con el afán de intimidarme a reclamarme mi derecho a la réplica. Sin querer hacer de esto un circo, y sin caer a provocaciones, opté por dejar a la persona que saque su ira a modo de hablar como carretilla con alto tono de voz, dejando que el enojo nuble su capacidad de juicio. Al final de cuentas, tiene derecho a expresarse. Por mi parte borré el post y me olvidé del asunto para no alargar un problema intrascendente.

Quiero aprovechar la ocasión para expresar, a todo el que en algún momento se haya sentido ofendido o aludido por algo que se ha escrito aqui, que lo siento mucho, pero mi afán no era atacar personalmente a nadie. Solo he tratado de repeler los ataques a los que han sido expuestos mis amigos.

Cuando uno no practica una lectura comprensiva, puede caer en el error de malinterpretar algo que se lee. Como sabemos, cada quién mira las cosas desde su subjetividad, y le da el significado que cree. Y pienso que esto ha ocurrido en demasía estos ultimos días. Nos han hecho ver como "los malos" cuando nosotros hemos recibido también muchos ataques, no únicamente por escrito, sino vía verbal, y desgraciadamente lo tangible es el papel o la página web, así que la diferencia es que nosotros hemos dejado huellas.

Resentirse, enojarse, quitar el saludo únicamente por ser de otra lista, me parece absurdo, infantil, e inmaduro. Al término de esta campaña me he ganado muchos enemigos gratis, solo por defender nuestros ideales y contestar ataques a amigos. Desgraciadamente, así es la política, y las personas que realmente han estado inmersos en campañas sabrán a que me refiero.

Yo por mi parte, no tengo nada, absolutamente nada personal contra alguien de la otra lista. Quienes me simpatizaban me siguen simpatizando, y quienes me caían mal, pues, me siguen cayendo mal. Si en algún momento yo fui achacado por alguien de la lista rival, no le guardo el menor rencor. ¿Saben por qué? Este es el negocio que elegimos. No importa el hecho de que el o yo hayamos empezado. Y se que no lo hizo por un rencor personal hacía mi, sino por un ataque político; y si no sabemos separar los ataques personales de los políticos, mejor no nos metamos a hacer política.

Las elecciones pasarán, e independientemente de cual sea el resultado, todos vamos a seguir siendo compañeros. Todos deseamos mejorar la facultad, aunque sea por distintas vías.

Así como se han tomado la atribución de imprimir de aquí las cosas que consideran negativas, ¿por qué no imprimen también lo positivo? ¿Por qué no comentan esto, y juzgan a quienes hacemos esta lista por lo bueno y lo malo?

Esto es lo último que tengo que decir con respecto a las elecciones. Que gane el mejor, y sin resentimientos de mi parte.

No hay comentarios.: